Luego de la reunión que se llevó a cabo en Paraguay entre los presidentes de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, de Boca Juniors, Daniel Angelici, y de la Conmebol, Alejandro Domínguez, la federación que manda en el fútbol sudamericano aseguró que la segunda final de la Copa Libertadores de América no se jugará en Argentina. "Si es que hay partido, se jugará el 8 o el 9 de diciembre fuera de Argentina", dijo Domínguez en conferencia de prensa. "Mi pedido a ambos presidentes es que, más allá de que tienen que defender los derechos de ambas instituciones, el mensaje que se envíe sea el correcto: No hay lugar para los violentos. No se los puede tolerar", agregó.

"Si es que hay partido", dijo el presidente de Conmebol, porque recién este jueves se expedirá la Unidad Disciplinaria, encargada de comunicar el fallo y la sanción que le caerá a River por los incidentes del sábado. Boca Juniors pidió los puntos del partido, o sea, que se lo declare campeón de América. Si la final prospera y se juega, será el fin de semana del 8 y el 9 de diciembre, pero no en Argentina: "Conmebol se hará cargo de los gastos de viaje, hospedaje, alimentación y traslado interno de hasta 40 personas por delegación", según se establece en el comunicado.

La sede y el horario se confirmarán esta semana, Asunción fue el primer nombre que se presentó para recibir la final.

Comunicado de la Conmebol.
Comunicado de la Conmebol.