En el estadio Luis Tróccoli, Cerro no se achicó y, tras ir perdiendo 2-0, venció 3-2 a Danubio en la hora. Maureen Franco ingresó en el segundo tiempo y convirtió dos goles de pelota quieta para el triunfo de su equipo. Los franjeados dejaron pasar la oportunidad de seguir prendidos en la zona alta.

Fue la tarde perfecta para los cerrenses, aunque tal vez no para el juego. El hincha se estremeció y palpitó recién al final, en una tarde que los tuvo condenados a ver cómo su equipo crecía. Nervios y dramatismo, el condimento perfecto para llevarse tres enormes puntos en los locales. Cerro fue paciente, fue perspicaz en algunas acciones del juego y eso lo hizo estar firme para llevar a ruedo un partido que perdía 2-0, y que jugaba muy mal. Danubio pagó carísimo los errores de no convertir y ampliar ventajas, se empachó de sí mismo, por un gran primer tiempo, y no tuvo argumentos sólidos para estar firme y tranquilo en el complemento.

De arranque todo fue color de rosas para los franjeados. Su equipo jugaba bien, movía la bola y tenía una concatenación en las acciones de juego que eran difíciles de contener para su rival. De hecho Yonathan Irrazabal fue figura en media hora de partido por sus buenas intervenciones. Probaron Federico Rodríguez, David Terans y hasta Gonzalo Camargo, pero siempre pasaba algo. Los de Pablo Peirano llegaban siempre con superioridad numérica, pero tomaban malas decisiones en los detalles que no los hacían llegar al gol. Cerro, por su parte, estaba obnubilado.

El premio danubiano llegó casi al final del primer tiempo. En un arranque por izquierda -un punto débil villero- Camargo se mandó y tiró el centro rastrero. En el camino la tomó Fede Rodríguez y habilitó rápido a Pablo Ceppelini, que definió de gran forma para el 1-0. Unos minutos después otra vez por izquierda apareció Ceppelini con un centro, el balón dio en el brazo de Rodrigo Izquierdo (de espaldas y sin intención) y Oscar Rojas pitó penal. David Terans lo cambió por gol.

Mi revolución

El rezongo fue duro, y vaya si valió la pena. Petete Correa mandó de arranque a Lucas Tamareo y Maureen Franco a la cancha, y se quedó con tres en ataque, fue otro Cerro. El de Durazno, con su juego a pocos toques y su precisión, fue fundamental en la arremetida. La presión de los locales se hizo sentir y Danubio tuvo que replegarse. Eso sí, tuvo varias contras para cerrar el pleito y no pudo.

De guapo el albiceleste se arrimó y descontó enseguida con gol de Leandro Paiva, tras un rebote que dio Cristóforo a un remate de Maureen Franco. Pablo Peirano quiso cerrar líneas y sacó a Terans y Rodríguez para tener opciones más rápidas en contragolpes que surgieran. La más claro la tuvo Leandro Sosa, y el balón apenas se fue desviado.

El final fue el libreto perfecto para Maureen Franco y su magia. En una contra rápida, Martín Rea bajó a Nicolás González al borde del área y se fue expulsado. Franco se hizo cargo del tiro libre y, con un preciso zurdazo la puso contra el palo lejano de Cristóforo. Golón. Lo que nadie imaginaba sería que otra vez el duraznense sería el protagonista. Ya estaba la hora y el propio Franco recibió en el área, al sentir la marca se dejó caer y Oscar Rojas compró. Penal que el propio Franco mandó a guardar para sellar una preciosa victoria de su equipo 3-2.

Cancha: Estadio Luis Tróccoli. Árbitros: Oscar Rojas, Carlos Pastorino y Andrés Nievas.

Cerro (3): Yonatan Irrazábal; Agustín Sant’ Anna, Darwin Torres, Juan Izquierdo y Leandro Zazpe (77´Romario Acuña); Jonathan Barboza, Richard Pellejero (46′ Lucas Tamareo), Felipe Klein y Leandro Paiva; Nicolás González y Franco López (46′ Maureen Franco). Entrenador: Fernando Correa. Sup.: Jonathan Deniz, Emiliano Díaz, Aníbal Hernández y Matías Duffard.

Danubio(2): Federico Cristóforo; Pumita Rodríguez, Martín Rea, Sergio Felipe y Gonzalo Camargo; Nicolás Prieto y Rodrigo Fernández; Pablo Ceppelini, Leandro Sosa (78´ Brian Ferrares) y David Terans (70´ Nacho González); Federico Rodríguez (59´ Leandro Rodríguez). Entrenador: Pablo Peirano. Sup.: Facundo Silva, Maximiliano Rodríguez, Thomás Chacón y Carlos Grossmüller.

Goles: 38´ Pablo Ceppelini (D), 44´ David Terans (D), 49´ Leandro Paiva (C), 78´ y 90´ Maureen Franco (C).

Victoria necesaria

Importantísimo triunfo 2-0 del Club Atlético Atenas ante Torque. Los carolinos, en su casa, donde se han hecho muy fuertes, derrotaron a los celestes visitantes en un partido de rivales directos en la tabla del descenso. Torque venía muy dulce por haber logrado su primera victoria en Primera División, en el estadio Centenario, nada menos que ante Peñarol. Motivación para seguir no faltaba. Atenas, en cambio, pasaba por un momento durísimo a nivel institucional, por lo económico sobre todo, pero también en lo deportivo, ya que los resultados no se daban, las derrotas empezaban a acumularse y venían de una goleada 5-0 ante Danubio en Jardines del Hipódromo. Era brava la parada pero salió la foto y con dos anotaciones en el primer tiempo, en los primeros minutos del partido, los negros carolinos sumaron puntos importantes y demostraron que en su cancha, en San Carlos, serán bravísimos: ganaron los tres partidos que jugaron, ante Wanderers, Racing y Torque –como locales ante Peñarol perdieron pero en el campus de Maldonado-. Los goles ante Torque fueron convertidos por el colombiano Yordan Mosquera, a los 5 minutos, y Sebastián Ramírez, de penal, a los 12.

La fecha se completará este domingo. Ver