Con su foto de cuando jugaba en la séptima de Cerro. Foto: Alessandro Maradei

Ídolo del barro

Fotorreportaje a Richard Pellejero.

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
La nave se va del estadio, se adentra en el barrio. De una horda de gurises que salen de estudiar en el PTI del Cerro uno lo saluda, otros se contagian. Él sacude la mano a través de la ventanilla y prende el señalero: hay que agarrar Grecia hasta Prusia. El mapamundi del Cerro de Montevideo tiene cuatro colores: el blanco, el celeste, el rojo y el verde. El mapamundi de Richard se sintetiza en...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

La nave se va del estadio, se adentra en el barrio. De una horda de gurises que salen de estudiar en el PTI del Cerro uno lo saluda, otros se contagian. Él sacude la mano a través de la ventanilla y prende el señalero: hay que agarrar Grecia hasta Prusia. El mapamundi del Cerro de Montevideo tiene cuatro colores: el blanco, el celeste, el rojo y el verde. El mapamundi de Richard se sintetiza en el tatuaje de un vecino, donde el Pelle gritará un gol y sacudirá la tela de la casaca villera por siempre o hasta que la piel aguante. La piel del Tróccoli tiene otros tatuajes: “Si la banda jugara ganaríamos por robo”, “Hoy hay que ganar”, y el recuerdo imborrable de Héctor da Cunha.

Hay una mirada de número cinco sobre las cosas. El orgullo son algunos cuadros en el fondo de la casa y que los hijos vistan los mismos colores, casi como si jugaran. Es que en realidad juegan. Richard Pellejero es un ídolo del barrio, un ídolo del barro. Una especie de alcalde cultural. Un embajador de los colores traducidos en la fundación que lleva su nombre y que como puede arriba a los centros educativos del barrio para pintar paredes, merendar, patear una pelota o revocar. Hay cosas que siempre hay que revocar. Y hay gente como Richard, que nos confirma que lo del cuarto de hora es puro cuento, y lo de la fama, también.

¿Te interesa el deporte?

Registrate gratis y recibí la newsletter de Garra, el sitio de deportes de la diaria en tu email.
Registrate
Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
La nave se va del estadio, se adentra en el barrio. De una horda de gurises que salen de estudiar en el PTI del Cerro uno lo saluda, otros se contagian. Él sacude la mano a través de la ventanilla y prende el señalero: hay que agarrar Grecia hasta Prusia. El mapamundi del Cerro de Montevideo tiene cuatro colores: el blanco, el celeste, el rojo y el verde. El mapamundi de Richard se sintetiza en...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir