Luis y Alfonso Espino, en la cancha del club San Jacinto de Baby Fútbol

Pura cepa

Fotorreportaje a Alfonso Espino, futbolista de Nacional.

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
Betty baja los álbumes de fotos para la sobremesa. El asado estaba a punto caramelo. Betty y Luis estuvieron diecisiete años en el San Jacinto Baby Fútbol. Arrancaron con un contenedor y una cantina improvisada con costaneros. Ahí jugaron los tres gurises: Marcos, Andrés y Alfonso, alias el _Pacha_. Años después, con el mismo horizonte que Deyna Morales, enmarcado con tres fierros y una red que...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

Betty baja los álbumes de fotos para la sobremesa. El asado estaba a punto caramelo. Betty y Luis estuvieron diecisiete años en el San Jacinto Baby Fútbol. Arrancaron con un contenedor y una cantina improvisada con costaneros. Ahí jugaron los tres gurises: Marcos, Andrés y Alfonso, alias el Pacha. Años después, con el mismo horizonte que Deyna Morales, enmarcado con tres fierros y una red que solo infla el viento o la pelota, el Pacha Alfonso Espino se ajusta las gafas a la nariz. Allá, la ruta. Hay un brillo adolescente en la retina, una voz madura que surca los laterales de las canchas nuestras.

La pequeña Alai se alimenta en los brazos de Saralea. Otra vez el brillo se apodera de la mirada tras los lentes del futbolista tricolor. Mamá Betty lo ayuda con una espina que trajo prendida de Los Céspedes. En los gestos de papá Luis aparecen los gestos del lateral, las manos en los bolsillos y las miradas que van del suelo a la conversa sin perder de vista la piedrita que están pateando. El Pacha dirigió a las gurisas de handball del mismo equipo, también a los botijas del baby. El Pacha es a San Jacinto lo que San Jacinto es a los Espino: la casita en la cooperativa frente al liceo nuevo, un perro cachorro que no deja de moverse, premios de grandes rendimientos cerca del parrillero, copas, medallas, banderines y fotos. En el barrio de un pueblo donde naides es más que naides, un museo familiar donde la cepa es la misma y es pura.

¿Te interesa el deporte?

Registrate gratis y recibí la newsletter de Garra, el sitio de deportes de la diaria en tu email.
Registrate
Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
Betty baja los álbumes de fotos para la sobremesa. El asado estaba a punto caramelo. Betty y Luis estuvieron diecisiete años en el San Jacinto Baby Fútbol. Arrancaron con un contenedor y una cantina improvisada con costaneros. Ahí jugaron los tres gurises: Marcos, Andrés y Alfonso, alias el _Pacha_. Años después, con el mismo horizonte que Deyna Morales, enmarcado con tres fierros y una red que...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir