Ayer fue el primero de los entrenamientos celestes con los 23 jugadores definitivos que defenderán a Uruguay en el Mundial de Rusia. Primero, en la mañana, fue con trabajos físicos en la cancha que luego se complementaron con fútbol en espacios reducidos y pasadas de velocidad. Luego, por la tarde, ya a puertas cerradas, el entrenamiento fue exclusivamente en la cancha.

Al mediodía, como cada vez que se cita a la prensa para cubrir los movimientos del plantel, hubo tres conferencias: la de Óscar Washington Tabárez, la de los jugadores Lucas Torreira, debutante en Mundiales, y la del capitán uruguayo, Diego Godín.

Tabárez habló de la decisión de elegir los 23 jugadores y también de los rivales en Rusia. Con respecto a la lista, dijo que cuenta con "un plantel que responderá a las expectativas" y que los elegidos forman parte de una elección muy analizada: “Nadie tiene más información que yo”, sostuvo. A propósito, en el mismo tenor, declaró que también ha recopilado mucha información sobre las tres selecciones rivales en la fase de grupos, aunque del que sabe más es de Egipto, el primer rival celeste.

Al respecto, el capitán Godín habló con voz de mando. Fue consultado acerca delos equipos del grupo mundialista y estuvo muy claro en los conceptos vertidos. Sobre Egipto, el zaguero manifestó que por ser el primer rival celeste será “el partido más importante en nuestra cabeza y para Uruguay en este momento. Es una selección difícil, que compite bien, ordenada y que tiene un grandísimo técnico”, dijo Godín en referencia al argentino Héctor Cúper. También habló sobre Mohamed Salah, el delantero que se lesionó defendiendo los colores del Liverpool FC en la final de la Champions League: “Que juegue o no, no cambia nuestra planificación ni nuestra preparación, pero está claro que a Egipto le cambia y su potencial crecerá teniendo a Salah”.

Arabia y Rusia también estuvieron arriba de la mesa, si bien Godín coincidió con Tabárez en que el rival a estudiar son los egipcios. Ese encuentro “marca lo que va a ser la serie y cómo tendremos que jugar los otros partidos”, sostuvo. Con respecto a las otras selecciones, el capitán prefirió decir que “no hay nada fácil y partiremos todos con las mismas posibilidades y las mismas ganas. En un Mundial todo se iguala”.