Óscar Tabárez y Diego Godín hablaron en conferencia de prensa, la última antes del partido que Uruguay tendrá ante Egipto el viernes a las 9.00. Primero lo hizo el capitán celeste, bastante apurado porque tenía que entrenar en el estadio de Ekaterimburgo y, por los intensos controles de seguridad, tenía los minutos contados para llegar en hora. Lo explicó claramente Tabárez, dejando en evidencia que lo importante es entrenar. Después charlamos.

Godín fue consultado sobre la lesión de Salah. Pero no de la lesión en sí, sino en la mala fe que pudo tener Sergio Ramos para lesionarlo. El capitán fue claro: “No creo en la mala intención de nadie. Vi la jugada y me pareció de las muchas que hay en el fútbol. Me quitaron tres dientes, ¿qué te voy a decir? Cosas que pasan en el fútbol”. Además, Godín habló sobre la preparación del partido contra los egipcios, más allá de Salah sí, Salah no. Y sí, dijo lo que sospechábamos: el debut se preparó tomando todos los recuados posibles.

Tabárez, por su parte, estuvo enfocado en el proceso celeste. Entre otras cosas dijo “nosotros siempre nos preguntamos, cuando estuvimos sin trabajar, cómo se hacía. Fue a través de un proyecto de trabajo que queríamos volver al mundo y que no se nos asociara, como pasó injustamente, con el juego violento”, recalcando lo satisfecho que está hoy en día con cómo cambió eso. Además, el Maestro declaró que “siempre he tratado de encarar los desafíos con mucho espíritu positivo. Cuando empezamos nuestro proyecto de trabajo en 2006 uno de los objetivos era reubicar al fútbol uruguayo en el concierto del fútbol”.

Sobre el equipo no dio pistas pero aseguró que están los 23 futbolistas en condiciones físicas de jugar, también habló sobre el respeto hacia los rivales y sobre no creer eso de que será fácil clasificar a la segunda ronda.

Acá estamos: tres mundiales al hilo.

Diego Godín durante la conferencia de prensa en el Ekaterinburg Stadium, Ekaterinburg
Diego Godín durante la conferencia de prensa en el Ekaterinburg Stadium, Ekaterinburg