Geraint Thomas (SKy) llegaba firme. Restaba verlo en la contrarreloj, modalidad donde no es especialista -aunque suele hacer buenos tiempos-. Y lo logró: el galés hizo una buena carrera, terminó tercero cerca de los dos de arriba y mantuvo la malla de líder. Mañana, cuando se vaya hacia París, habrá nuevo campeón.

Si habrá andado bien Thomas, que hasta le dio para aflojar al final de la prueba, presumiblemente para que su compañero de equipo, Chris Froome, ganara la etapa. Al final la jugada no le salió bien porque el holandés Tom Dumoulin (Sunweb) fue primero y desplazó a Froome al segundo puesto. Más allá de eso, a Thomas le sobraba tiempo. Lo que sí pudo hacer Froome tras su buena contra fue desplazar del tercer lugar a Primož Roglič (Lotto).

Los primeros tiempos fueron: Dumoulin 40'52'', Froome 40'53'' y Thomas 41'06''. Roglič fue octavo a 1'12''. Ahí el motivo por el cual Froome tendrá podio mañana si es que, como siempre,no se ataca en la última etapa.

En la general Thomas acumula 80 horas 30 minutos 37 segundos, Dumoulin quedó a 1'51", mientras que Froome está a 2'24".