Partidazo entre Colombia e Inglaterra, en Moscú. Los 90 minutos del encuentro fueron vibrantes, porque Inglaterra se puso en ventaja, pudo estirar la cuenta en alguna ocasión pero Colombia, que no encontraba su juego, atinó a mandarse de contragolpe y casi encuentra el empate en una jugada que comandó Carlos Bacca y Juan Guardado terminó definiendo por encima del travesaño. Pero faltaría la épica del final, porque a los 93 minutos apareció, otra vez, Yerry Mina para marcar de cabeza, como en los partidos con Polonia y Senegal, y llegar a tres anotaciones en el Mundial. Tremendo cabezazo del defensor de Barcelona para estirar el partido hasta el alargue. Antes, a los 61 minutos de juego, the Citizen Harry Kane, el capitán inglés, había puesto el 1-0, de penal. Kane llegó a seis anotaciones y es el máximo goleador del Mundial.

El empate colombiano llegó en el momento justo, porque fue sobre el final pero sobre todo porque les cambió la cara a los dirigidos por José Pékerman, que ya en el primer tiempo de 15 minutos del alargue demostraron ser superiores y saberse dominadores del partido. Pero el tiempo suplementario terminó y llegaron los penales, en los que los ingleses fueron más efectivos (marcaron cuatro y David Ospina les atajó uno; Eric Dier definió el encuentro) y consiguieron la clasificación a los cuartos de final, en los que enfrentarán a Suecia el sábado en Samara, a las 11.00 de nuestros relojes.

Hincha de Colombia al final del partido con Inglaterra
Hincha de Colombia al final del partido con Inglaterra

.