Los caminos se dividen. Eso parece, aparenta, aunque se trata de la misma cosa: la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Por un lado, parece seguir la campaña electoral, entre candidatos habilitados y el runrún de posibles nombres. Por otro, la Fiscalía General de la Nación marca la cancha con nuevas citaciones a declarar y el cambio de carátula en un caso.

Ayer los cuatro equipos que propusieron a Arturo del Campo como candidato a la presidencia de la AUF ratificaron su postura. En ese sentido, se puede decir que el ex presidente de Danubio mantiene su fuerza. Pese a ello, Del Campo tiene una nueva piedra en el camino: volvió a declarar ante la fiscal Silvia Pérez, esta vez como indagado (en un principio lo había hecho como testigo). La diferencia en el cambio de carátula es sencilla: mientras que un testigo es llamado a responder por hechos que no son de su responsabilidad (pero de los que se presume que sabe algo), un indagado es una persona que va a responder por hechos que pueden ser de su propia responsabilidad. Sobre el caso puntual, más claro: Del Campo, ¿sólo recibió los audios o insistió para que se los dieran? La fiscal encontró contradicciones en sus declaraciones y por eso volvió a citarlo.

A su salida, Del Campo comentó ante la prensa que "va a quedar todo claro" y que entregó todo el material que le solicitaron en la Fiscalía. Tras ello, se marchó sin mediar más palabras.

Walter Alcántara, quien grabó a Wilmar Valdez, también será convocado a declarar por el mismo motivo. Ayer, en horas de la noche, su abogada confirmó a la diaria que hasta el momento no le han notificado cuándo deberá asistir a la Fiscalía, aunque sí se supo que el juez Alejandro Asteggiante solicitó la incautación del teléfono celular de Alcántara para realizar pericias.

El resto juega

Por otro lado, mientras que las declaraciones echan luz sobre algunas cosas, la pugna electoral continúa, porque Danubio, Liverpool, River Plate y Wanderers quieren que Del Campo siga siendo candidato, porque Eduardo Abulafia se mantiene, porque Ignacio Alonso y Fernando Nopitsch están que sí que no, y porque Edgar Welker, actual presidente de la AUF, parece que no pero está jugando sus cartas. Continuará.