Diego Lugano se paró fuerte. Esta mañana estuvo en No Toquen Nada y habló sobre la realidad de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Habló de todo y de todos. Y sabe, lo dijo, que los jugadores seguirán reclamando sus derechos. "En Uruguay se encaprichan con decir que el jugador solo tiene que patear la pelota. Ha quedado demostrado que no es así” sostuvo.

La intervención de la FIFA estuvo arriba de la mesa. El ex capitán de la selección uruguaya comentó que la AUF fue intervenida porque hace seis años que vienen pidiendo que hagan el estatuto modelo FIFA y lo han ido pateando para adelante y por cómo se está dando esta elección con candidatos que no eran aprobados por Conmebol, la FIFA tuvo que intervenir". En ese sentido, Lugano cree que dicha intervención no fue por la carta que los jugadores, aunque nadie pueda dudar de que tanto ellos como los árbitros y OFI son grupos de interés que “en estos últimos años han quedado afuera de todas las decisiones que envuelve el mundo del fútbol".

Para el hoy dirigente del San Pablo brasileño, está claro que esto es un coletazo de todo lo que viene pasando en FIFA desde el FIFAgate hacia adelante. Dijo que tanto FIFA como Conmebol están necesitados de cambiar su imagen porque si no “se les cae el negocio”. "Uruguay tiene que entender que cambió, que el fútbol nuestro también necesita un cambio profundo. Ya somos un país pequeño que dentro de la industria corre siempre con desventajas y entonces hay que intentar ser la mejor versión posible de nosotros mismos", admitió.

Lugano fue consultado sobre cómo ha visto el desempeño de las autoridades nacionales en todo este lío. Admitiendo que la situación lo sorprende, sostuvo que "hay casos de corrupción, de violencia Si vas para atrás, al año pasado, la televisión, los jugadores, y nadie nunca dice nada, nadie dice vamos a unir las partes, es increíble. Pero interviene FIFA y a las 12 horas saltan rápidamente a anunciar que no van a permitir que nadie entre y toque". En el mismo sentido, agregó que "la oposición, el sistema político. ¿Por qué es todo el mundo tan reacio a hablar? ¿De qué tienen miedo? ¿Qué están perdiendo con esto? ¿Qué pasa atrás? No sé, no quiero ni saber". A pesar de eso, Lugano admitió haber hablado con Fernando Cáceres y Alfredo Etchandy, principales de la Secretaría Nacional del Deporte.

"Creo que estamos haciendo la cosas bien. La intención es buena, capaz que los medios no han sido tan políticamente correctos pero a veces hay que ser un poco más radical para conseguir. Para cambiar algo tenés que ser radical, más en este sistema", comentó.