Con bronca por lo que pasó, pero con el objetivo de que la situación de algún modo pueda cambiar. Esa es la sensación, el mensaje que llega desde la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol (AUDAF). Así lo hizo saber durante el fin de semana Eduardo Aguirre, el árbitro asistente y vocero del gremio, que tomó la posta ante los medios de comunicación. La directiva de AUDAF paralizó la actividad del fin de semana en el fútbol uruguayo. El viernes Marcelo de León, presidente de la entidad, sufrió un robo en su domicilio, acompañado por una pintada que decía “bolso” en la puerta de su casa.

Días atrás, De León había hecho una denuncia penal por haber recibido amenazas de muerte en las redes sociales. “La reunión de la directiva ya estaba pactada, como ordinariamente lo hacemos, pero ante la situación y lo que pasó con Marcelo lo que hicimos fue acelerar un poco el proceso de comunicación entre nosotros para juntarnos a decidir”, contó Aguirre en Deportivo Uruguay. “Fue un hecho premeditado; de alguna manera estaban vigilando los movimientos de De León, esperaron que se ausentara de su casa por un tiempo, aprovecharon para entrar y no sólo le robaron, sino que también dejaron una inscripción que tiene una connotación deportiva”, afirmó el lineman.

Hugo Dorrego, de Rampla Juniors, y el árbitro Óscar Rojas, durante el partido Rampla Juniors-Racing por el Torneo Clausura 2018.
Hugo Dorrego, de Rampla Juniors, y el árbitro Óscar Rojas, durante el partido Rampla Juniors-Racing por el Torneo Clausura 2018.

El fútbol paró, se toma unos días –nuevamente– y recién conoceremos la decisión del gremio arbitral mañana de noche, cuando AUDAF se pronuncie tras la asamblea general fijada para las 20.00. Si bien el vicepresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Gastón Tealdi, una vez que se conoció la resolución de paralizar las actividades en el fútbol a todo nivel, tuvo palabras alentadoras en el sentido de que se espera que la actividad se retome el fin de semana, lo cierto es que hay que esperar a conocer lo que decida la asamblea de mañana. Es lógico que lo menos importante en este caso es si vuelve el fútbol, y a pesar de que el calendario es apretado y 2019 llega a su final, se entiende la decisión adoptada por los árbitros.

El comunicado de los árbitros –divulgado una vez finalizada la reunión– habla de “presiones externas”, de que “la escalada de hechos acontecidos no parecen aislados” y de que los incidentes tienen “claras muestras de relacionamiento hacia la función arbitral”. Mañana los socios del gremio que los nuclea tendrán que tomar una decisión.

Miradas cómplices

“El fútbol se vive de una manera muy pasional, y si pasa en una cancha uno a veces lo entiende –aunque no lo comparta–, pero cuando está de alguna manera fomentado por dirigentes que a veces se escudan en las redes sociales o salen a hablar ex profeso sobre este tipo de situaciones, lo que hacen es generar violencia”. Aguirre apuntó a los dirigentes: “Los actores del deporte son los directores técnicos, los jugadores y los árbitros”. Es claro: los dimes y diretes de la dirigencia futbolera acaparan horas de radio y televisión, ríos de tinta en papel y caracteres en formato de redes sociales. “Nosotros, en comunicación con los integrantes del Congreso y el Ejecutivo de la AUF, trataremos de ver qué pasa con este tipo de situaciones generadas por dirigentes de varios equipos. Y también con la complicidad de los que no se están poniendo en nuestro lugar. Hay muchas miradas cómplices; la violencia siempre se decanta por el lado de los árbitros”.