La primera bandera en aparecer fue el sábado 11 de mayo. Ese día Villa Española salió a la cancha portando una pancarta que rezaba “20 de mayo. 24ª Marcha del Silencio”. No se gana sólo en la cancha y hay historias que se multiplican. El sábado 18 la historia se repitió en otras canchas: la hinchada de Peñarol, visitante en el Parque Capurro, colgó entre sus insignias una bandera con la leyenda “¿Dónde están? Ni olvido ni perdón”. La imagen se hizo viral aunque la bandera fue quitada del alambrado.

Los jugadores de Villa Española, previo al inicio del partido ante Villa Teresa, en el estadio José Nasazzi.
Los jugadores de Villa Española, previo al inicio del partido ante Villa Teresa, en el estadio José Nasazzi.

En el estadio Luis Tróccoli también se manifestaron el sábado 18. Antes del partido, porque el fútbol siempre puede esperar, los jugadores del villero, parados en la mitad de la cancha, desplegaron un cartel blanco con letras negras y celestes: “Hinchada y jugadores exigimos que nos digan dónde están”. El domingo, en la misma línea, en Melo los planteles de Cerro Largo y Progreso posaron compartiendo la consigna de Verdad y Justicia. Richard Pellejero, Mathías Riquero y Bruno Teliz, referentes de Cerro, Progreso y Cerro Largo, respectivamente, hablaron con Garra.

Los jugadores de Cerro, previo al partido ante Juventud, en el estadio Luis Tróccoli. foto: gentileza de "El fútbol y el calefón"
Los jugadores de Cerro, previo al partido ante Juventud, en el estadio Luis Tróccoli. foto: gentileza de "El fútbol y el calefón"

Pellejero comentó que “la propuesta llegó de parte de un hincha de Cerro que trabajá en un comité del barrio. Nos planteó la posibilidad de la pancarta, nos dijo que él junto con familiares se encargaban de hacerla. Llegué al vestuario y consulté sobre qué nos parecía. Hubo unanimidad. Y así fue. El día del partido lo hicimos. Siempre digo lo mismo: 'Todos tenemos memoria. Necesitamos verdad y justicia'.

Lo de Progreso y Cerro Largo empezó en La Teja. Javier Tassino y Graciela Montes de Oca, ambos en representación de Familiares, fueron al vestuario del gaucho y hablaron con todo el plantel. Informaron sobre la marcha y su significado, y acerca de la necesidad de que se sepa que no es un hecho partidario, sino que son temas de Derechos Humanos que tiene que ver con la democracia. “Hay que saber para empujar la información y desarrollar la memoria, la verdad y la justicia”, dijo Tassino a Garra. Riquero, a propósito, comentó que “la charla fue buenísima. Sirvió para informar, sobre todo, de la importancia de una sociedad de no olvidarse, de saber lo que pasó en el pasado y para que no se repita algo tan atroz que pasó en el país. El fútbol es un vehículo muy poderoso e importante”.

Los jugadores de Cerro Largo y Progreso, previo al inicio del partido, en el estadio Antonio Ubilla.
Los jugadores de Cerro Largo y Progreso, previo al inicio del partido, en el estadio Antonio Ubilla.

Cuando Riquero le informó a Teliz lo que Progreso había resuelto el volante de los arachanes se puso en campaña para que ambos planteles lo hicieran en conjunto en Melo. “Se trata de una marcha para acompañar familiares de desaparecidos en dictadura. Acompañar es empatía, solidaridad, humanidad con madres que buscan a sus hijos. No hay nada más doloroso que eso. Hay que acompañar en el silencio ese pedido. Es un hecho relevante que no sólo un plantel lo hizo, sino que fueron varios. Emociona, está bueno que no estemos tan en la burbuja del fútbol. Es un gol”, definió.

Seguí leyendo sobre este tema: