Las bochas son una disciplina poco difundida en nuestro país. Entre otras cosas, porque siempre se ha tenido la idea de que es un deporte de veteranos y poco divertido. No es lo que piensa Yamila Fernández, que tiene 32 años, es oriunda de Canelones, mamá de Delfina y trabaja como enfermera en el CTI pediátrico del hospital Pereira Rossell.

Foto: Natalia Rovira
Foto: Natalia Rovira

–¿Es un deporte de personas mayores?

–¡No! La gente que no conoce el deporte es lo primero que piensa. Se puede jugar a cualquier edad, desde un niño hasta una persona de 80 años. Se está trabajando para arrimar a más niños. Lo único que falta es más difusión y publicidad. Me encantaría que mi hija jugara y que algún día pudiéramos compartir una cancha. Ella decidirá. Más que un deporte, es un estilo de vida.

Foto: Natalia Rovira
Foto: Natalia Rovira

No es menor el tema hereditario. Los padres de Yamila jugaban a las bochas y ella, de pequeña, recorrió varias canchas. De tanto ver y sentir, con nueve años ya jugaba en el equipo del gimnasio Guadalupe de Canelones, a los 15 años vistió por primera vez la camiseta celeste y ha sido seleccionada casi ininterrumpidamente para defender a Uruguay hasta el día de hoy.

Su mayor logro deportivo fue un tercer puesto a nivel mundial individual en 2019, en Tucumán, Argentina. Además, fue campeona sudamericana en 2002 y varias veces plata y bronce a nivel sudamericano y panamericano, sumado a 11 campeonatos nacionales ganados.

Foto: Natalia Rovira
Foto: Natalia Rovira

.