Era inminente, pero el fin de semana hubo fútbol. La pandemia del coronavirus avanza en Sudamérica y los diferentes gobiernos han ido adecuándose a las exigencias de contingencia para contener y no propagar el virus. Los torneos deportivos son claramente un foco porque los estadios quizás sean de los lugares en donde más gente se congrega los fines de semana. De todos los deportes, se destaca por encima del resto el fútbol. Si bien la mayoría de los campeonatos fueron suspendidos ya para el fin de semana pasado, hubo países en donde se jugó. Fue el caso de Brasil, Bolivia, Chile, México y Argentina.

Los cuatro primeros decidieron cortar con el fútbol hasta nuevo aviso. En Argentina, pese al descontento de varios, sumado a que River Plate decidió no abrir su estadio para la fecha de la Superliga –medida por la cual será sancionado–, parecía que el show iba a continuar. En un principio, Alberto Fernández, instó a las cadenas televisivas a que difundan los partidos de forma gratuita: “El fútbol se juega a puertas cerradas, no habría inconvenientes. Me encantaría que en este tiempo les den a los argentinos la posibilidad de verlo no por sistema codificado, sino por televisión abierta. Ya que nos vamos a quedar en casa, para nosotros es un divertimento ver los partidos de fútbol”, comentó, postura que, en cierto sentido, se contradecía con la medida que adoptó su propio gobierno: “No se va a poder desarrollar ningún tipo de espectáculo, ningún tipo de teatros, cine, espectáculos deportivos, espectáculos musicales que signifiquen un nucleamiento de gente, un número importante de gente que se nuclee en esos encuentros, tratando de evitar que en la multitud el virus se disemine”, dijo el propio Fernández. Finalmente, en horas de la tarde del lunes, se formalizó la paralización del fútbol.

Brasil y México decidieron cortar sus torneos tras la fecha del fin de semana. Tras el avance del coronavirus, luego de finalizados los partidos del domingo, tanto la Confederación Brasileña de Fútbol como la Liga BBVA MX suspendieron el fútbol por tiempo indeterminado. Ayer fue la Federación Boliviana de Fútbol la que tomó cartas en el asunto y, ajustándose a las medidas del gobierno, suspendió el torneo hasta el 31 de marzo. Un tiempo similar será el que pare al fútbol chileno. Tras dos partidos que se jugarán esta noche, la primera parte del torneo trasandino quedará en el freezer hasta finales de marzo.

El delantero de Cruz Azul, Jonathan Rodríguez (C), celebra con sus compañeros de equipo después de anotar en el estadio Azteca ante América. El partido se juega sin público como medida preventiva frente a la pandemia mundial de coronavirus COVID-19. Pedro Pardo / AFP
El delantero de Cruz Azul, Jonathan Rodríguez (C), celebra con sus compañeros de equipo después de anotar en el estadio Azteca ante América. El partido se juega sin público como medida preventiva frente a la pandemia mundial de coronavirus COVID-19. Pedro Pardo / AFP