Saltar a contenido

Débora Quiring

José Alanís, en el lanzamiento del Espacio 609 del Frente Amplio, en el teatro El Galpón. / Foto: Nicolás Celaya (archivo, abril de 2014)

Un murguista soberano

En la mañana del sábado falleció, a los 75 años, el murguista, actor y director de la mítica murga La Soberana José Alanís -o Pepe Veneno, como se lo conocía en el ambiente carnavalero-. Entre sus principales aportes al carnaval reside el hecho de haberle aportado a la murga la concepción de la coreografía y un cuidado desplazamiento escénico en sus actuaciones. Fue uno de los primeros directores en preocuparse por alcanzar una vocalización perfecta.
 Nadine Gordimer, fotografiada en La Habana (Cuba), en 2010. / Foto: Alejandro Ernesto, Efe

Atrapa la vida

Fue testigo directo de la opresión racial en su país, Sudáfrica, y la mayoría de sus trabajos rastrearon esa segregación en sus diversas marcas psicológicas y morales. Nadine Gordimer, la fundadora del Congreso Sudafricano de Escritores, que en 1974 ganó el premio Booker por El conservador, y en 1991 se convirtió en la primera mujer en 25 años en ganar el Nobel de Literatura, falleció este domingo en Johannesburgo, según informó su familia.
Aníbal Troilo. / Foto: Alicia D'Amico (archivo, 1971)

Bandoneón y... después

“¿Sabés quién era Troilo? Él era vos tocando el bandoneón. Es como decir: tu continuador…” Éstas eran las palabras que Astor Piazzolla le dedicaba a Carlos Gardel, en una carta post mortem escrita en 1978, y en la que describía su primera experiencia profesional con la orquesta de Aníbal Troilo. Ya en su madurez se lo nombró “El Bandoneón Mayor de Buenos Aires”, y se lo promocionó en las radios bajo la frase “Troilo se escribe con T de Tango”. A los diez años Pichuco -como lo llamaba su padre-, tenía un objetivo claro: que su madre le comprara ese instrumento que tanto lo había encantado en los bares del barrio. Así fue como a los 11 años ya estaba tocando el bandoneón en un escenario cercano al Mercado del Abasto.
Foto: Javier Calvelo

Huéspedes letrados

“Como gesto político, me parece importante viajar desde Nueva York a La Paz para representar a Uruguay en una feria de esta magnitud, porque nos recuerda que la literatura uruguaya también se está escribiendo fuera de fronteras y ofrece un panorama más diverso de lo que es la producción actual. Las literaturas nacionales también se escriben afuera, siempre ha sido así, sólo que antes, cuando un autor se iba era casi tragado por ese otro país, era como verlo internarse en la selva. Ahora los vínculos son más fluidos. Ha cambiado la manera en que se ‘está afuera’ y eso debería tenerse en cuenta a la hora de representar la producción artística nacional”, dice la escritora uruguaya Fernanda Trías, que reside en Nueva York desde 2012, y fue una de las autoras seleccionadas para representar al país en la 19ª Feria Internacional del Libro de La Paz, que comenzará el 30 de julio.
Daniela Bouret. / Foto: Nicolás Celaya

Tendiendo puentes

La licenciada en Historia, investigadora y gestora cultural Daniela Bouret fue la directora de Desarrollo Institucional del teatro Solís de 2004 a 2011. En marzo se llamó a un concurso público para desempeñar la dirección de la institución -que luego de la renuncia de Gerardo Grieco fue ocupada temporalmente por Walter Cacho Bagnasco- y el proyecto de Bouret fue elegido por unanimidad. En una de las oficinas del teatro la directora habló sobre las artes escénicas, sus comienzos, la formación de públicos y la necesidad de trabajar en red.

Córner y gol es foul

El programa deportivo "Córner y gol es gol" fue levantado esta semana. Una de sus impulsores, Leo Lagos, dijo que el programa fue suspendido -“en teoría”- porque en su última emisión, este humorista se tomó la entrepierna en referencia al dulce de leche confiscado a la selección uruguaya durante su estadía en Brasil. Sin embargo, también aseguró que el director del canal, Martín Papich, les había pedido que no hablaran más de política.
Julio Cortázar. París, junio de 1976. / Foto: Anne de Brunhoff, extraída de cortázar de la a la z, editorial alfaguara

Los caminos de un escritor

Parece que en Buenos Aires un enigmático grafiti reza: “Volvé, Cortázar, ¡qué te cuesta!”. Pero ante su indiferencia, algunos seguidores se resignaron a seguir leyéndolo y otros editaron obras con celebraciones opcionales: los 100 años de su nacimiento (1914) o los 30 de su muerte (1984). Julio Cortázar. Clases de literatura y Cortázar, de la A a la Z han servido de excusa para dedicarle sendos homenajes.
Alvaro Pintos, de Cerro, convierte de penal ante Racing, en el Parque Roberto por el Torneo Apertura del Campeonato Uruguayo 2006-2007 de segunda división. / Foto: Fernando Morán

Las letras que ruedan

Cuando se mueve la pelota, el juego se desliza simultáneamente en la cancha y en la mente de la hinchada. Cuando la fiesta la vive el país entero, tenso entre el infortunio y la gloria, son miles de gargantas las que acompañan los resultados del azar o la proeza. Como decía un amigo, “el fútbol es un deporte apasionante sobre el césped y monumental negocio fuera de la línea de cal”. El resultado de este encuentro que alterna la vida, los años y sus desganos, el club y la camiseta, el fútbol amateur, los fracasos rotundos y las victorias épicas fueron trasladados a la ficción en incontables versiones.
Amelia Valcárcel. / Foto: Pedro Rincón

No se nace, se hace

Filósofa, feminista, catedrática y vicepresidenta del Museo del Prado -además de integrar el Consejo de Estado de España-, Amelia Valcárcel está de visita en Montevideo para participar en un debate organizado por Cotidiano Mujer y Red Temática de Género. Hoy a las 18.30 será declarada Visitante Ilustre de la ciudad por la Intendencia de Montevideo y a las 19.00 dará su conferencia en la sede comunal.
El lugar del hijo.

Un futuro complicado

“Nos gustaría saber por qué hay un silencio tan profundo en torno a este tema (...) Estamos reaccionando tarde, desagregados y sin pronunciarnos”, dice la coordinadora de Cinemateca, María José Santacreu. Se refiere al cambio del formato analógico a digital en cine, que se está desarrollando desde hace algunos años, pero que recién en 2014 comenzó a concretarse seriamente en Uruguay. Las majors -las principales compañías cinematográficas del mundo- tienen la propiedad de todas las copias digitales de sus películas, pero también de los equipos y tecnología que se utilizan para exhibirlas. “En el mundo de las majors están firmando contratos en los cuales, si se exhibe una película que no es de quienes invirtieron en el cambio, se debe pagar un virtual print fee (una “cuota de pantalla”). Esta situación hace que las pocas distribuidoras independientes sean las únicas obligadas a realizar el desembolso, advierte Santacreu.
John Maxwell Coetzee, el lunes en el teatro Solís. / Foto: Nicolás Celaya

Escenas de una vida de provincias

John Maxwell Coetzee, Nobel de Literatura en 2003, presentó el lunes en el teatro Solís su biblioteca personal. Nació en 1940 en Ciudad del Cabo en una familia rural de habla inglesa, que compartía su cotidianidad con el idioma afrikáans. En su autobiografía en tercera persona, Infancia: escenas de la vida en provincia (1997), recuerda esos años: “Debe ir a la granja porque no hay ningún otro lugar en el mundo que ame más o que pueda imaginarse amar más. Todo lo que resulta complejo en su amor por su madre se torna simple en su amor por la granja. Sin embargo, desde que tiene memoria, este amor tiene un punto de dolor. Puede visitar la granja, pero nunca vivirá allí. La granja no es su hogar; nunca será más que un huésped, un huésped difícil”. Más adelante agrega: “Él tiene dos madres. Ha nacido dos veces: ha nacido de una mujer y de la granja. Dos madres y ningún padre”.
Jorge Bolani. / Foto: Nicolás Celaya

En varios actos de amor

Conocido por sus célebres pausas, sus medios tonos, sus personajes diversos, que van de Martín Santomé en La tregua al teórico ruso Vsévolod Meyerhold y Herman, el hermano exitoso de Whisky, Jorge Bolani es un actor referente tanto del teatro independiente como de la Comedia Nacional, elenco del que se despide, después de diez años, con La visita.
Ilustración de Roberto Fontanarrosa en el libro El día del arquero en coautoría con Juan Sasturaín.

Y ahora, ¿qué hacemos?

El Negro solía juntarse en el mítico bar rosarino El Cairo con esos amigos que creían que no “era morible”; fue uno de los mejores narradores argentinos y creó personajes como el épico pampeano Inodoro Pereyra o el sicario Boogie el Aceitoso, además de escribir libros de cuentos como El mundo ha vivido equivocado y Área 18. Cierta vez nombró a Jack London, JD Salinger, Jorge Luis Borges, Ernest Hemingway y Norman Mailer como sus influencias literarias, aunque se haya sentido más próximo a los periodistas y dibujantes, y en especial a los cronistas deportivos. Así era el Negro. Un tipo de barrio que nunca se creyó la fama, incluso cuando era un caso raro de guionista, escritor y dibujante.
Milagros y Emilio González durante una clase en la Escuela de Jazz a la Calle, en Mercedes, Soriano./Foto: Pedro Rincón

Dedos son dedos

Niños y adolescentes de Mercedes comparten con docentes su pasión por la música en la escuela de Jazz a la Calle, que funciona todo el año.
Elección de la Reina de Villa Soriano. Foto: Pedro Rincón

Donde comienza el olvido

La Villa Santo Domingo Soriano fue la primera población de la Banda Oriental. Fundada en 1624 como una reducción de indios chanáes, en la actualidad es un pueblo de 1.000 personas, sin médico, partera ni cura, aunque cuente con la primera iglesia católica del país. “La villa va pa’ atrá”, dice Colman, tropero de una estancia cercana al Rincón de la Higuera. Su casa fue una de las elegidas por el argentino Jaz (Franco Fasoli) -considerado uno de los muralistas más influyentes del mundo- para trabajar: “Me preguntan quién lo hizo y cuánto me cobraron, porque acá no hay pintores que hagan esto. Incluso un vecino quería que le hicieran perros y caballos...”, cuenta. Colman se fue a trabajar y al volver el mural ya estaba hecho: “No lo podía creer... si hasta el vecino cortó los árboles para que lo vean mejor. Y todavía, gratis...”, dice, riendo.