Saltar a contenido
Río Volga, en Nizhni Nóvgorod, Rusia.  · Foto: Sandro Pereyra

La vida de los otros

Un viaje en tren sin mate, #CómoSePideAguaCalienteEnRuso
Luis Suárez durante una conferencia de prensa, ayer, en el Sports Centre Borsky, en Nizhni Nóvgorod, Rusia. · Foto: Martín Bernetti

Cada vez más crack

Luis Suárez. En todas las canchas, la manda a guardar
El estadio Fisht Olympic de Sochi · Foto: Odd Andersen

Un boleto a los pequeños triunfos de cada día

#CómoSePideAguaCalienteEnRuso
Estación de Kazanskly, Rusia. · Foto: Sandro Pereyra

Bienvenidos al tren

Viaje entre Rostov del Don y Nizhny Nóvgorod
Metro decorado con una imagen del portero soviético Lev Yashin, ayer, en Moscú.
 · Foto: yuri Kadobnov

El Vladimir que los rusos tienen por padrón

#CómoSePideAguaCalienteEnRuso

El gato de Schrödinger

Ustedes ya saben cómo es esto. Estoy acá y estoy allá. Te tengo tatuada en el pecho. Estás acá y estás allá. Estoy acá pero pienso y te escribo a vos y allá. Estoy acá y me siento allá. Sé más lo que se vive allá porque lo siento acá. Mecánica cuántica celeste.

Tiranos, temblad

In the oven

Regalo de dioses griegos

¿Cachái?

Si murió Gardel…

No sé si te habrás percatado, pero no sé que a las 7.00 el Metro está a tope porque haya encontrado trabajo en Santiago ni porque haya amanecido después de una noche difícil, sino porque me vine en bondi, en salón-cama, de La Serena a Santiago.

Pulidor Bao

Hinchas uruguayos durante el partido Uruguay-Paraguay, el sábado, en el estadio La Portada de La Serena, Chile. Foto: Juan Carlos Cárdenas, Efe

Vivir sin aire

Arturo Vidal, mediocampista chileno, ayer, en la rueda de prensa en el complejo Fernando Riera, en Santiago de Chile. Foto: Elvis González, Efe

#ElHermanoChileno

Ustedes ya conocen el caso: un futbolista de la selección de casa aprovecha sus horas libres de la concentración de su equipo para ir al casino, hacer unas jugaditas -un video lo muestra apostando unas siete lucas nuestras-, tomarse unas copejas y perder la noción del tiempo, tanto como para salir corriendo con su esposa en su novísima Ferrari 425 cotizada en 320.000 dolores, y cualquier cosa pregúntenle a Gabo Rochinotti lo que es pisar un Ferrari medio copeteado.

Serenísimo

Pra frente Brasil